El Mariachi es una de las tradiciones de nuestro México a pesar de que el origen de la palabra sea algo incierto. Su música es ideal para una ocasión romántica, para desahogar las penas o para celebrar en grande un acontecimiento.

Los mariachis generalmente están conformados por más de diez integrantes, aunque no existe un mínimo o máximo. Sin embargo, sí hay instrumentos indispensables para que un mariachi esté completo: la guitarra, guitarrón, violines, vihuela y trompetas.

Actualmente los mariachis pueden interpretar bolero ranchero, baladas, cumbias y otro tipo de música, pero originalmente se apegaban a la música vernácula que incluía sones del occidente de México y a los que fueron agregándose huapangos, vals y sones jarochos.

El atuendo es otra característica importante en cualquier mariachi. Los primeros conjuntos vestían ropas cotidianas de sus estados hechos de manta de algodón y un sombrero de palma. Fue a inicios del siglo XX que se comenzó a usar el traje de charro lo que trajo distintos colores y ornamentos.

Los trajes esenciales son el negro y blanco. El de color negro, de acuerdo a las reglas de la charrería, se usa solamente en bodas y funerales, pero hoy en día es común encontrar todo tipo de combinaciones. Los adornos son compuestos de botonaduras de metal troquelado y algunas de ellas son hechas a mano en plata.